¿Cómo controlar los efectos del consumo frecuente de alimentos ácidos?

El estómago secreta ácido clorhídrico (HCI)y enzimas, como la pepsina.
Cuando comemos en exceso, el organismo tiene que producir mayor cantidad de ácido clorhídrico para digerir el alimento ingerido y es precisamente el exceso de este ácido lo que produce los molestos síntomas de la acidez estomacal, también conocida comom la indigestión ácida.
Los antojitos pueden provocar acidez tanto por las salsas que los acompañan, como por su alto contenido en grasa.
El mejor remedio es modificar los habitos alimenticios.

external image receta.gif
Al igual que hablamos de lluvia ácida y sabemos que mata bosques y especies, debemos pensar que la acidificación también nos afecta a nosotros. La causa de un sinnúmero de secuelas es una total hiperacidificación del cuerpo humano. Hablamos del valor del pH. Los líquidos del cuerpo deben ser ligeramente alcalinos, hacia el 7,4. Así estaremos sanos. Sin embargo la realidad es muy distinta, ya que lo que nos encontramos es que el interior de los cuerpos los líquidos, especialmente la sangre, está por debajo de su valor, es decir ligeramente ácida en el 70% de las personas. Este cambio que puede parecer leve o demasiado sutil, es de extrema gravedad.
El centro de la actividad es el estómago. Las células parietales producen ácido clorhídrico, que permanece en el estómago como el ácido más fuerte. Además bicarbonato de sodio, que va a la sangre como la base más fuerte.
Las bases son necesarias para neutralizar ácidos y para el funcionamiento de los órganos. Estas bases deben suministrarse en forma suficiente con la alimentación y la hidratación. Si esto no sucede, tendremos un exceso de elementos acidificantes que irán modificando estructuras y en muchas ocasiones haciendo que perdamos nuestras propias moléculas de los tejidos para compensar esta acidificación. Al mismo tiempo, a través del exceso de alimentos ácidos o que reaccionan con acidez, se suministra más ácido. Las funciones deficientes del estómago, el intestino, las glándulas, etc., aumentan el desequilibrio. Se pueden añadir influencias ambientales como, lluvia ácida, contaminaciones, medicamentos, tabaco, aire contaminado, y por supuesto la nutrición acidificante. El hombre muere por muerte ácida.

Alimentación desacidificante

Con ello vamos a mejorar todo el estado sanguíneo y por lo tanto la vitalidad y salud de nuestro organismo.

Con ellos se perseguirá 3 partes principales:
  • Que las enzimas puedan trabajar correctamente con un pH específico y bien definido para su función.
  • Bajar o eliminar la agresividad de los ácidos presentes en exceso en los tejidos.
  • Que se frene la desmineralización, inevitable para compensar el exceso de ácidos ya que los minerales neutralizadores (como el calcio, el magnesio y potasio) los perdemos en un medio acido para compensar.

En general con la alimentación se aconsejará para mejorar el estado ácido del organismo los alimentos alcalinizantes por excelencia que son las frutas y verduras.

Algunos de los ejemplos

  • Hortalizas verdes, crudas o cocidas.
  • Hortalizas coloreadas: zanahoria, remolacha… (salvo el tomate, que hay que considerarlo una fruta ácida).
  • Maíz
  • Plátanos
  • En concreto en frutos secos almendras, nueces de Brasil, castañas.
  • Dátiles, uvas pasas, ciruelas, piña, papaya.
  • Aguas minerales alcalinas.
  • Aguacate
  • Aceite de presión en frío, principalmente oliva, sésamo y lino.
Las frutas conviene tomarlas de todas formas de una manera más o menos aislada, ya que aquellas personas con déficit metabólico (esto se ve en estudios de la orina de la mañana y las fluctuaciones a lo largo del día, no son capaces de eliminar ácidos, por lo tanto su orina en momentos que debería ser ácida no se acidifica).

Un rasgo característico de estas personas es el hinchamiento de la barriga cuando consumen la fruta, ya que no son capaces de metabolizarla bien, y les produce fermentaciones tóxicas no deseables. No tiene que ser todas las frutas. Habría que eliminarlas todas, y luego poco a poco irlas introduciendo en la dieta, para detectar cuales son las que no tolera (hay otros motivos por los que se puede hinchar la panza, aquí sólo destaco este).
external image images?q=tbn:ANd9GcSijQOFzJ_1Vv4ANM6QGxOV7CKIfDYpTsA8jAIjs6Ew2e185rAWOb_uLeYC external image images?q=tbn:ANd9GcQ6g2kbJ_Yk4Zg7VIRyTkbRhGrjU-2q5owY-dFmXVbMhG_TtMl0-8Jy9Oud external image images?q=tbn:ANd9GcReH0jBfjEn63ZcsgokrI3QB7Iyf3Ql6DZkmX6eeOSZEWOG4TQf1u9f20E